La Plaza de la Concordia

Este lugar inconfundible de París, con el obelisco, las fuentes, los caballos de Marly o el palacio de Crillon, desempeñó un papel importante en la historia de Francia.

X
Book your stay
1 Adulto
menores de 12 años
de 0 a 3 años
Gratis para los niños menores de 12 años
Contacte con recepción
para cualquier información
+33 (0)1 47 03 61 61 Coste de las llamadas locales
l'hôtel brighton la place de la concorde

Por ironías del destino, esta plaza real también fue el escenario de la decapitación del rey Luis XVI durante la Revolución francesa. Primero recibió el nombre de «plaza real», y luego, en 1792, de «plaza de la revolución». Finalmente, en 1795, adoptó su nombre actual, que sirvió para pasar página a los acontecimientos sangrientos de la Revolución y del Terror.

De la plaza real a la plaza de la Revolución a dos pasos del Hotel Brighton

El origen de la mayor plaza de la capital se remonta a 1748, cuando la ciudad de París convocó un concurso entre los grandes arquitectos de la época para construir una plaza en honor del rey Luis XV, restablecido de su enfermedad. El arquitecto Jacques-Ange Gabriel ganó el concurso. Su proyecto preveía que la plaza estuviese entre el Jardín de las Tullerías y los Campos Elíseos. Una calle real debía partir de la plaza y estaría enmarcada por dos monumentos. A la derecha de la calle está el Palacio de la Marina, a la izquierda, el Palacio de la Moneda, reemplazado por el Palacio de Crillon. La calle debía desembocar en la futura Iglesia de la Madeleine. En el centro de la plaza se elevaba una escultura del rey realizada por Bouchardon. Durante la Revolución francesa, la estatua de Luis XV fue destruida y reemplazada por una guillotina que decapitó a la pareja real, Luis XVI y María Antonieta, y a cerca de 3000 personas. 

De la plaza de la Revolución a la plaza de la Concordia  

Durante el reinado de Luis Felipe, la plaza fue acondicionada por Jacques Hittorff. Dos fuentes gigantescas, la Fuente de los Mares y la Fuente de los Ríos adornan la plaza. En cada uno de los 8 ángulos de la plaza octogonal hay una estatua que representa una ciudad de Francia. También cuenta con el obelisco de Luxor, regalado al rey Carlos X por Egipto, el monumento más antiguo de París, que se puede ver desde el Hotel Brighton. Las dos esculturas de los caballos de Marly también fueron erigidas en esta época, a ambos lados de la avenida de los Campos Elíseos. Han sido reemplazadas por copias para exponerse en el Louvre. 

 

Sugerencias del personal

Chez Flottes
Esta brasserie de principios del siglo, con vidrieras de estilo Mucha, ofrece una cocina innovadora.
2, rue Cambon - 75001 París
Tel.: 01 42 60 80 89
Pierre Hermé
¡Una tienda que hay visitar para probar sus famosos macarons, con un toque parisino que cautiva!
4 rue Cambon - 75001 París
Tel.: 01 43 54 47 77